9.8 C
Ushuaia
HomePolítica"No les tengo miedo, ridículos": Roberto García Moritán se enojó con los...

“No les tengo miedo, ridículos”: Roberto García Moritán se enojó con los kirchneristas en la Legislatura

Luego que la camporista Berenice Iañez cuestionara en la Legislatura porteña a “los advenedizos de la política” y los señalara como “los pampitos del mundo”, justamente Roberto García Moritán recogió el guante y se enfrentó a los gritos con otros representantes del kirchnerismo, especialmente con Javier Andrade, con quien se desafiaron mutuamente en medio de una situación que casi termina en escándalo.

“¿Qué te parás?” le gritaba furioso García Moritán a Andrade, parándose también, y amagando ambos con enfrentarse más allá de los discursos, mientras desde la mesa de la presidencia el oficialista Emmanuel Ferrario trataba de que el debate volviera a su cauce y repetía “les pido por favor orden para poder continuar con la sesión”.

Roberto García Moritán: “La Argentina hoy está muy corrida hacía la izquierda”

“Voy a empezar con un aviso parroquial, soy el marido de Pampita, una mujer libre, emprendedora, que supo convertirse en una mujer empoderada”, dijo García Moritán al empezar su participación en el debate, y agregó “estoy orgullosamente casado con Pampita, estoy loco de amor, tenemos una hija que se llama Ana… Estoy totalmente enamorado de mi mujer y tengo otros dos hijos con otra mujer. Le cuento si quiere, ya que usted es muy cholula”, apuntó en alusión a Iañez.Luego pasó al tema político “no seamos hipócritas, ellos están en las bancas (dijo en alusión al kirchnerismo) y ustedes (por los militantes que estaban presentes) tienen el lancito, así que tengan cuidado con cómo los usan”, desafío García Moritán, e insistió “no se dejen usar por la política”.

Se debatía en la Legislatura la ley de “Integración productiva e impulso al trabajo en los barrios populares”, por eso había numerosos militantes de esos sectores en las gradas. La iniciativa, sin embargo, no tenía aval kirchnerista, ya que la consideraban “perjudicial para los comercios de barrio”.

La ley, finalmente aprobada, otorga beneficios impositivos a empresas como Farmacity o Rapipago, si establecen filiales de sus cadenas en los ingresos de los barrios más carenciados. Para Juntos, es una medida que ayudará a la integración de esos barrios y sus vecinos con el resto de la Ciudad, per el kirchnerismo la objetaba, apuntando que “beneficiará a las grandes empresas y arruinará a los negocios chicos de esos barrios, que no podrán competir con las cadenas”.

La ley votada beneficia a las cadenas que abran filiales en los ingresos a barrios carenciados

La sesión estuvo cargada de tensión desde el principio. En las gradas hubo vecinos a favor y en contra de la ley y Emmanuel Ferrario tuvo que pedir silencio en varias ocasiones. Pero también se dieron fuertes cruces entre los diputados, como el que protagonizaron Berenice Iañez, del Frente de Todos y Roberto García Moritán, de Republicanos Unidos, la fuerza de Ricardo López Murphy.

Fue entonces que desde el sector kirrchnerista, Andrade le gritó a García Moritán y se puso de pie, circunstancia que enfureció al marido de Pampita, que le gritó “”¿Qué te parás?” y a su vez se levantó de su banca, amagando con escalar la discusión y convertir el episodio en un escándalo. Ferrario gritaba desde presidencia tratando de que el debate vuelva a guardar las formas.

“Si quieren distribuir la riqueza, saquen a la política del medio. Quieren distribuir riquezas, saquen a la política y a los militantes del medio”, insistió García Moritán. Y la siguió en redes, al señalar “no les tengo miedo, ridículos. Vamos a destruir el clientelismo les guste o no”: 

Yo no me dejo apretar por ningún puntero ni por los que se venden como defensores de los pobres para sentarse en una banca a vivir de ellos.

No les tengo miedo, ridículos. Vamos a destruir el clientelismo, les guste o no. pic.twitter.com/nsOzNRKeA5

— Roberto García Moritán (@Robergmoritan) June 2, 2022

HB

También te puede interesar

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS