5.8 C
Ushuaia
HomePolíticaEl temor a la peor derrota de la historia del peronismo y...

El temor a la peor derrota de la historia del peronismo y las jugadas de Macri y Larreta

Despacho presidencial

Un importante funcionario nacional le pidió al Presidente. poder verlo unos minutos. “Venite”, le respondió veloz el primer mandatario, vía WhatsApp. El hombre tomó sus carpetas y partió raudo hacia la Residencia de Olivos donde Alberto Ángel Fernández lo recibió a solas y le dedicó una hora y pico de su tiempo. Allí, el hombre clave de la administración desgranó sus necesidades y sus pedidos, ante la atenta atención del jefe de Estado. Finalizado el tiempo, Alberto lo despidió con un abrazo y cálidas palmadas en la espalda. Pero el funcionario se fue sorprendido: durante el prolongado rato dedicado, el Presidente no tomó nota de nada ni había participado del meeting algún secretario, como para glosar lo hablado y tener detalle de los asuntos a resolver. Pasaron los días y nada de lo conversado, tuvo respuesta por parte de la oficina del Presidente y el fiel funcionario albertista siguió con sus bemoles en la administración. ¿Intencionalidad o desidia? Chi lo sa, diría un respetado colega…

Alberto Fernández.

Números malos, malos

También hasta las oficinas del Presidente llegaron varias encuestas en el último mes. Hoy, tanto en el oficialismo como en la oposición, se está hablando de un escenario de “tres tercios”: esto es, con Juntos por el Cambio, el Frente de Todos y la fuerza de Javier Milei con números fuertes. Pero una de las mediciones que leyó Alberto Fernández preanunciaba lo peor: con el Frente de Todos tercero, lo que significaría que el peronismo podría, eventualmente, quedarse afuera de un balotaje. Esos números mostraban a Juntos por el Cambio -a nivel nacional- en los 32/33 puntos, a Javier Milei en 24 puntos y al FdT en 22. Este escenario, de dos semanas atrás, fue descartado de plano por el Presidente. Pero más allá de que Fernández descartara esa medición, en las filas oficiales (tanto albertistas como cristinistas) crece una sensación: de que en 2023, podrían asistir a la peor derrota de la historia del peronismo. Los números de inflación sin contenerse y la interna peronista totalmente expuesta, convencen a dirigentes justicialistas de todo el país de que lo que sucederá en las urnas en el 2023 -tiempo de renovación presidencial- será propio de una frase peronista: que tronará el escarmiento, pero esta vez, en forma de castigo a lo que fue el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Un dato de ARESCO, de Federico y Juan Manuel Aurelio, erizó la piel de varios ministros que accedieron al dato. Esta consultora (históricamente requerida por el peronismo) preguntó sobre la capacidad de compra de los hogares argentinos. El 11% dijo que “podía comprar las mismas cosas que antes”. Un 79,5% señaló que “puede comprar menos cosas que antes”. Y apenas un 8,4% dijo que “puede comprar más cosas que antes”. El consumo, elemento fundamental del relato kirchnerista, en su peor expresión…

Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Foto AFP

Unidad para pocos

En tanto, en la oposición la preocupación está también en si logrará mantenerse la unidad en Juntos por el Cambio. “El ‘focus group’ de la calle nos dice: ‘Manténganse unidos y saquen a estos desgraciados del gobierno’, eso es lo que escuchamos en todos lados; desde La Matanza hasta Tigre”, asegura un pre candidato a la gobernación bonaerense que espera poder consensuar con la UCR, la Coalición Cívica y la fuerza de Espert para competir todos en una PASO. Por eso, todos están atentos a las acciones de Mauricio Macri (hoy de viaje por Miami y Qatar) quien criticó algunos movimientos del radicalismo y armó jaleo en la principal fuerza opositora. Tal vez esos dichos generaron la foto de Horacio Rodríguez Larreta con los gobernadores radicales Gerardo Morales, Gustavo Valdés y Rodolfo Suárez, en la que el porteño se puso saco y abandonó (afortunadamente) el look de remera a los Steve Jobs.

Gustavo Valdes, Rodolfo Suarez, Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales.

También Macri potenció la foto en Barcelona de Morales con Facundo Manes. Ahora, quedan varias incógnitas: una, dilucidar hasta dónde llegará la “mancomunión” que hoy muestran Macri con María Eugenia Vidal y Cristian Ritondo, a quien varios miran con mucha atención tras la aparición de pintadas en la Provincia con la leyenda “Ritondo gobernador” pero con el nombre de “Macri Presidente” en el mismo paredón. Misterio…

Gerardo Morales y Facundo Manes, durante un encuentro este martes en Barcelona.

A la mesa

En este juego de movimientos a varias bandas se podría inscribir el ingreso de Jorge Macri a la mesa nacional de Rodríguez Larreta, donde se cocina todo sobre la campaña de “Horacio” para intentar llegar a ser Presidente. El Macri de Vicente López forma parte ya institucionalmente del armado político horacista, amén de estar ya jugando a toda velocidad para ser “el” candidato de ese sector en la sucesión de la Jefatura de Gobierno porteña. Para esa pelea 2023 también aparecen Fernán Quirós y Soledad Acuña -también del riñón larretista- y Martín Lousteau, quien ya confirmó públicamente que irá a las PASO encabezando la lista de la UCR para ser jefe de Gobierno de la Ciudad. A sus marcas, listos…

Jorge Macri y Horacio Rodriguez Larreta. Archivo Clarín

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS