9.8 C
Ushuaia
HomeSociedadCosta Esmeralda: polémica en el barrio más exclusivo de la Costa por...

Costa Esmeralda: polémica en el barrio más exclusivo de la Costa por un proyecto inmobiliario

En la última asamblea, en abril, los propietarios de Costa Esmeralda confirmaron sus peores sospechas en la voz del propio gerente del desarrollo inmobiliario: el barrio más exclusivo de la Costa Atlántica sumará vecindario. Pero ya no en el coqueto formato de “chacras marinas” sino con un impactante megaproyexto: denuncian que construirán “más o menos” 100 edificios frente al mar. 

El caso llegó a la Justicia. Una concejal del Partido de la Costa y dos abogados presentaron un amparo y solicitaron una medida cautelar en un juzgado federal de Dolores para que la administración de la urbanización paralice el movimiento de arena, la tala de árboles y las obras.

El argumento, que fundan con pruebas y datos técnicos en la presentación, es el riesgo ambiental que implica erigir “100 o más edificios de por lo menos 4 pisos en un lugar donde no hay cloacas ni agua es inmenso”. Allí, hoy, sólo hay arboledas sobre médanos y una muy rica fauna autóctona.

Desde la administración de Costa Esmeralda respondieron preguntas por escrito a las consultas de este diario, donde aseguran tener todas las habilitaciones correspondientes, tanto municipales como provinciales, y que “se trata de un desarrollo progresivo en el tiempo, estimado en 10 a 20 años con baja densidad poblacional”.

Más allá de los estudios de impacto ambiental que la firma desarrolladora asegura tener, el cambio en la zona será notable. Según los denunciantes, los edificios albergarán unos 4.000 departamentos para unos 15 mil nuevos habitantes.

Los carteles que indican la construcción del nuevo emprendimiento.

Costa Esmeralda no da cifras. Sí admite que en las 100 héctareas afectadas “podrá haber edificios de viviendas multifamiliares, complejos de cabañas, hotel, paseos de compras, supermercados, colegios”, con la previsión de “las correspondientes áreas verdes”.

“Nos enteramos recientemente que el proyecto que había para la zona sur, al que llaman CUCE -Centralidad Urbana Costa Esmeralda- se modificó y en los macro lotes que vendían como chacras marinas ahora construirán edificios. Un disparate”, explicó a Clarín el abogado Sergio Bonzo.

Junto a su hijo Rodrigo, también abogado, y la concejal Evangelina Cordone (Juntos por el Cambio), del Partido de la Costa, presentaron el amparo en la sede judicial de Dolores. Los vecinos de Costa Esmeralda, preocupados, vienen moviéndose hace rato y ya presentaron en el mismo juzgado documentos firmados por más de mil personas oponiéndose a semejante obra que ya está en marcha.

El centro comercial ya funcionará con unos cincuenta locales y su ampliación progresa. “Continuarán desforestando y el problema más grave es la falta de servicios, napas y acuíferos en peligro, aquí no hay red cloacal por ejemplo”, explicó Bonzo.

El sector donde se proyectan las construcciones esta justo en el límite que separa el Partido de la Costa y Pinamar. Son 106 hectáreas que dan al sur de los barrios de Costa Esmeralda por lo que quienes habiten en las nuevas construcciones tendrán vista al mar o bien, en los que se erijan detrás de estos, mirando hacía el sur, hacia la zona de La Frontera, en Pinamar. 

El movimiento de camiones junto al exclusivo barrio.

“La inversión se estima entre 800 y 1.000 millones de dólares -sostuvo el amparista-, lo que es incalculable es el impacto ambiental”. La firma apuntada es la misma administradora de la urbanización inicial, son Fiduciaria de la Costa SA, Eidico S.A y la Asociación Civil Social y Deportiva Costa Esmeralda.

No se trata de una simple urbanización. Costa Esmeralda nació hace unos 20 años, son 1.000 hectáreas ubicadas entre el mar y la ruta interbalnearia 11, hay unas dos mil casas terminadas y otras 450 en construcción; viven unas 300 familias todo el año, en temporada la zona fácilmente quintuplica su población.

Y maneja un presupuesto que muchas localidades envidiarían. Vale un ejemplo: el intendente del Partido de la Costa, Cristian Cardozo, elevó para el ejercicio 2022 un presupuesto general de 5.846 millones de pesos para el municipio, y Costa Esmeralda, para el mismo período, presentó un presupuesto de casi 1.784 millones de pesos.    

Los amparistas sostienen que Eidico basa su megaproyecto en el mismo estudio de impacto ambiental de su creación, hace casi dos décadas.

“Dicho informe se encuentra totalmente desactualizado frente a estas nuevas modificaciones y construcciones que está llevando a cabo la desarrolladora en su afán de seguir sumando beneficios económicos, pasando por alto lo ofrecido en su momento, no sólo a los propietarios del barrio sino al mismo municipio”, explican al juez Antonio Marcelino Escobar, titular del Juzgado Federal 1 en lo Contencioso Administrativo. De momento, el magistrado pidió informes, no falló.

Evangelina Cordone, concejal que impulsó el amaro, sostiene que es “una locura lo que están haciendo”, porque en el Partido de la Costa “tenemos problema serio que es la falta de servicios, no tenemos agua potable y eso es un recurso, un filtro natural en la zona para que recargue el acuífero,. Es una aberración”.

Sustentabilidad

“Cuando se vendió fue proyecto de chacras para que sea medianamente sustentable, pero esa tiene que ser un área de reserva. No hay cloacas, gas, agua, servicio eléctrico acorde, desde Mar de Ajó, que son 30 kilómetros, se le manda energía eléctrica. Además de la contaminación de napas, ¡y la basura! Tenemos un basural a cielo abierto en General Lavalle que es increible, otro tema que está en la Justicia”, apuntó Cordone.

Sin embargo, Eidico explica que el estudio de impacto ambiental aprobado en 2009 se actualizó en 2016, con intervención de la Organización Provincial de Desarrollo sustentable (OPDS), y en 2018 el estudio se convalidó en una audiencia pública.

En cuanto a los servicios, el proyecto de desarrollo, explicaron desde Costa Esmeralda, “contempla plantas de tratamientos de efluentes por parcelas; desarrollo de sistemas urbanos de drenaje sostenible para la preservación del acuífero y un nuevo alimentador de energía independiente del que alimenta al sector norte de la urbanización”.  

En el texto que recibió Clarín, Costa Esmeralda considera “importante aclarar que la forestación no es autóctona, fue plantada artificialmente por los dueños de la tierra hace muchos anos para el desarrollo futuro”, además de “entender y acompañar la importancia de la preservación de la primera línea de médanos”, hecho que los amparistas consignan en la presentación judicial.

En la mañana de este sábado 14, pasadas las 10, los vecinos de la urbanización se manifestarán en el acceso sobre la ruta 11 y abrazar simbólicamente al bosque amenazado por el desarrollo inmobiliario. “No a los edificios de Eidico”, hicieron circular en las redes.

A la espera de una resolución del juez Escobar, los residentes entienden que el megaproyecto cambiará el perfil a la zona, que el vecindario, con las nuevas edificaciones, se multiplicará de manera exponencial. Les respondió Santiago Valledor, gerente de Eidico, en la última asamblea de propietarios: “Tanto en el desarrollo, como en la playa, vamos a tener que aprender a convivir con nuestros vecinos”.

Mar del Plata. Corresponsal

PS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS