8.8 C
Ushuaia
HomeEspectáculosNicolas Cage salió de la cueva

Nicolas Cage salió de la cueva

El siempre sorprendente Nicolas Cage está pasando por un gran momento, esperando un bebé a los 58, convencido de que el drama Pig fue la mejor película de su carrera (y lleva hechas un centenar) y todavía recuperándose del vértigo que le dio interpretar a un personaje que es actor y se llama como él en El peso del talento, su nueva comedia.

Cage, reconocido como un actor talentoso y fascinante, eligió al comediante Jimmy Kimmel para inaugurar en 2022 su vuelta a los livings televisivos después de 14 años. Quizá fue porque el conductor nació en Las Vegas, la ciudad que Cage adoptó como suya desde 2006. Ahí se casó por quinta vez en febrero del año pasado con la actriz japonesa Riko Shibata (27) en uno de sus hoteles más lujosos.

Con ella estrenó una casa en un barrio cerrado, de la que le acaba de abrir las puertas a la revista GQ. A 15 minutos del famoso strip, vigilada por dragones, hay una foto de Prince en patines y un dibujo de su padre en la chimenea entre otros objetos de culto para sus fans.

Cage en “El peso del talento”, que aquí estrena el jueves 19 de mayo. Foto BF

Irónicamente, un batallón de admiradores de diferentes edades va creciendo en Internet aunque el actor no tenga redes sociales. “¿Es cierto que compraste una cueva con murciélagos?”. Esa es una pregunta que el sobrino de Francis Ford Coppola está acostumbrado a recibir. Aclaró que no la compró aunque fue a visitarla y jugó con la idea de acostarse desnudo en sus profundidades para estrechar sus lazos con la naturaleza.

Cage, el excéntrico

Es ese tipo de magia lo que más lo atrae de tener un bebé a su edad (tiene dos hijos de 16 y 31). “Ver cómo se deslumbran cuando descubren por primera vez un copo de nieve” asegura. En otro talk show famoso, el de James Corden, se dio el gusto de cantar una canción de cuna para mostrarle al actor y flamante papá Aaron Paul (Breaking Bad) cómo se tranquiliza a un bebé que tiene cólicos.

Pedro Pascal (“The Mandalorian”) es el coprotagonista de la nueva de Cage. Foto BF

Lo persigue su imagen de excéntrico, no niega que lo sea, y por eso tiene que explicar en sus entrevistas cómo es que compró una serpiente de dos cabezas que le ofrecieron el día después de haber soñado con un águila de dos cabezas. Aclara que la terminó donando a un zoo cuando descubrió que las dos cabezas peleaban a la hora de la comida.

Fresco, dispuesto a abrirse y salir de su cueva por un rato, a dejarse mimar, Nicolas Cage se prestó también a jugar en video para la revista Wired, donde respondió a las preguntas que se hacen de él en Internet. Por qué cambió su apellido por ejemplo, de Coppola a Cage. Cuenta que le hacían bullying cuando debutó en cine usando la frase que Robert Duvall decía en una de las obras maestras de su tío, Apocalypse Now: “Amo el olor del napalm en la mañana”, a la que transformaban en “amo el olor de Nicolás a la mañana”. El Cage viene por un personaje de Marvel que admira y también por el famoso compositor.

En su paso por el talk shaw, el sobrino de Francis Ford Coppola reveló varias intimidades. Foto BF

Confirma que tiene 12 tatuajes, que cantar y nadar son dos de las cosas que más le gustan porque lo relajan y que Elvis y Bowie son sus héroes. Recuerda que a los 12 quería ser como Bruce Lee y cómo a los 15 estaba vendiendo tickets y popcorn en el cine Fairfax de Los Angeles, pensando como entrarle a la profesión.

El sueño del estudio de cine en Las Vegas

Filmó varias películas en la que es ahora su ciudad, entre ellas la que le dio su Oscar (Adiós a Las Vegas, 1995) y asegura que estuvo a punto a abrir un estudio de cine cerca de los casinos que no pisa. Llegó a juntar 80 millones de dólares, pero la municipalidad terminó dejándolo de lado para darle la bienvenida a Elon Musk y su corporación Tesla. “Lo del estudio va a salir” se empecina Cage.

Nicolas Cage en “Pig”, no estrenada en la Argentina. Foto Archivo Clarín

En estos años en los que no se sabía mucho de él, que coincidieron con un período oscuro después de la muerte de su padre, parece que perdió una fortuna y filmó muchas películas que no tuvieron impacto. Ahora regresa, gracias a un director de cine que era su fan y quiso que hiciera una versión cómica suya en El peso del talento (junto al chileno Pedro Pascal). Y Hollywood lo recibe con los brazos abiertos, aunque no le dio otra nominación al Oscar que muchos críticos pensaron que se merecía por su trabajo en Pig.

POS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS