9.2 C
Ushuaia
HomeEconomíaDólar, salarios y la amenaza de una inflación que ya se retroalimenta

Dólar, salarios y la amenaza de una inflación que ya se retroalimenta

La aceleración de la inflación de las últimas semanas activó un círculo vicioso para la economía. En palabras del economista Andrés Borenstein, el 6,7% de marzo puso a la economía en un sendero del que “no le será fácil salir”.

¿En qué consiste esta espiral amenazante para la estabilidad?

– Miguel Pesce tendrá que subir más el dólar para que no se atrase el nivel de competitividad y acumular más reservas,

– la tasa de interés deberá seguir aumentando para que un plazo fijo en pesos al menos esté a consideración de los ahorristas y que el dólar no sea la única opción,

– la necesidad de recomponer tarifas es mayor cuanto más sube el tipo de cambio,

– si las tasas se incrementan, la deuda del Banco Central crece en un 1% del PBI,

– los sindicalistas querrán reabrir las negociaciones cuanto antes para que los salarios no pierdan más terreno.

Por último, si se tiene en cuenta que traer un container a Buenos Aires desde cualquier parte del mundo vale hasta 4 veces más en dólares que antes de la pandemia, las presiones inflacionarias son mayores.

“La inflación se está retroalimentando -advierte Borenstein-, la nueva nominalidad exige cambios de precios más frecuentes y generó una baja en el “costo de menú” o el costo de renegociar los contratos”.

Para este economista de la consultora Econviews, la inflación este año terminaría en 61%. “Es nuestro escenario base, pero vemos más riesgo de que sea más alta”.

Según Equilibra, de Diego Bossio y Martín Rapetti, la tasa para este año sería 65%.

Uno de los peligros que enfrenta la economía hacia adelante es el recalentamiento de los dólares financieros en pleno shock inflacionario por la suba de la energía importada y los precios internacionales. Y como si fuera poco, en medio de una inercia inflacionaria muy arraigada en la Argentina: el país está de cara a un período en el que deberá sortear la recomposición de precios relativos y la reapertura de paritarias.

Una de las razones por la cual el Banco Central subió las tasas es para secar la plaza y ayudar así a la estrategia de tratar de que la inflación baje.

“Esta inflación tiene mucho que ver con los 11 puntos del PBI de emisión monetaria entre 2020 y 2021”, explica Federico Furiase, economista. “No impactó rápido porque estuvo la pandemia de por medio, pero una vez que la demanda de dinero fue cayendo, la inflación empezó a escalar”.

El Banco Central retiró buena parte de esa liquidez (esterilizó) vía Leliq en estos años. Pero esos papeles pagan intereses y significa más emisión que el año pasado equivalió a 3% del PBI. “Este año puede irse a 4% del PBI”, calcula Furiase.

La suerte de la inflación sin embargo no dependerá 100% de la emisión monetaria. Y ahí subyace la complicación del problema. Aún sin agregar nuevos billetes a la economía, si la demanda de los pesos que ya están circulación se desplomara, los precios seguirán yendo para arriba.

En ese sentido, una manera de pensar el comportamiento inflacionario de este país es a través de una combinación de la variación de los salarios, el dólar y las tarifas.

Y ahí vuelve a lo que señala Borenstein: con una inflación tan generalizada, el endurecimiento del cepo importador y el adelantamiento de las paritarias, los empresarios y sindicatos toman nota de las expectativas cada vez mayores sobre el aumento de precios. Y cada vez todos se dan cuenta que el Gobierno no consigue a mano ningún elemento que ‘ancle’ estas expectativas, porque ni el dólar ni las tarifas ni el salario parecieran servir.

Incluso, ni la base monetaria que hoy crece al 45%, diez puntos menos que la inflación.

Se puede pensar que el 6,7% de marzo será el más alto del año como sugirió Martín Guzmán. Y eso luce probable, pero no seguro. “El salto en el precio de algunos alimentos y el de la educación no se repetirán. Pero cuidado. Las tarifas tendrán tarde o temprano saltos discretos importantes. La aceleración del tipo de cambio que se encamina a superar cómodamente el 4% en abril no será inocua para la inflación. En abril también hubo un ajuste a las listas de Precios Cuidados”, dicen en Econviews.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS