11.8 C
Ushuaia
HomeEconomíaLa escasez de energía, la falta de dólares y el impacto de...

La escasez de energía, la falta de dólares y el impacto de la guerra jaquean el crecimiento del PBI en 2022

En 2021 la economía argentina rebotó tras el derrumbe de la pandemia y se expandió 10,3%. Para este año, los pronósticos hablan de un avance en torno al 3%, aunque algunas consultoras empiezan a advertir que varios factores jugarán en contra de estas expectativas y así el 2022 podría terminar en recesión.

La consultora Equilibra advierte que esta vez podría reactivarse “la maldición de los años pares”. Se basan en que el impacto de “elementos recesivos” que podrían generar una mínima caída promedio del PBI en 2022 del -0,5%.

También para la consultora EcoGo las perspectivas son negativas. “El menor nivel de importaciones y la sequía recortan el arrastre estadístico del 3% que dejó enero y la economía crecería en promedio 0,8% durante 2022“, señalan.

Equilibra identifica tres elementos clave: la sequía, la falta de dólares y el shock estanflacionario global tras la invasión rusa a Ucrania.

En cuanto al efecto de la sequía, anticipan una caída de dos dígitos en la producción agropecuaria en 2022, lo que “impactará en la generación de divisas por menores volúmenes exportados”.

Además, la sequía también daño cultivos agrícolas de menor escala que la cosecha gruesa, quemó pasturas y disparó la mortandad de animales, “lo cual explica buena parte del fuerte incremento del precio de los alimentos frescos”. Incluso, redujo la generación hidroeléctrica por la falta de agua en ríos y embalses.

A esto se suma que “las divisas remanentes para importar bienes y servicios podrían no alcanzar siquiera para comprar los mismos volúmenes que en 2021”. La escasez de dólares se agravará por el fuerte incremento del costo de los fertilizantes, el aumento del rojo energético y el creciente déficit del turismo internacional.

“Si se cumple la meta de acumulación de reservas netas del FMI, no hay dólares suficientes para sostener el nivel de actividad de 2022 y el PBI caería 1%“, apunta Equilibra.

En ese contexto anticipan que el gobierno “deberá recurrir a una flexibilización -waiver- por la disparada de los precios energéticos”.

En este punto marcan que el escenario más probable es que “aumente el déficit comercial energético y los subsidios y que haya cortes de suministro de energía a las empresas. Por ambas vías, el efecto será recesivo“.

Menos ingresos

Acerca del impacto de la guerra en Ucrania, “la suba de los precios de las commodities energéticas y alimenticias tendrán un efecto acelerador de la inflación y contribuirán a horadar el poder de compra de los salarios, pegando especialmente en las familias de menores ingresos”.

Con estos pronósticos Equilibra apunta que, a contramano de lo que marca el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), que ve un crecimiento del PBI del 3% para este año, no será posible sortear “la maldición de los años pares”.

Esta maldición se refiere a que en los años en los que no hay elecciones (los pares), la economía retrocede porque los gobiernos cuidan las cuentas públicas y dan marcha atrás con los estímulos monetarios y fiscales que usan para mejorar sus chances electorales. 

Esta maldición se viene cumpliendo en la última década, con el agravante de que en 2019, en las últimas elecciones presidenciales, el PBI se hundió 2,1% y así enlazó tres años seguidos de recesión.

AQ

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS