9.8 C
Ushuaia
HomeTecnologíaLa razón por la que Nike abandonó el mercado que supo crear:...

La razón por la que Nike abandonó el mercado que supo crear: el de las pulseras inteligentes

En febrero se cumplieron 10 años de la salida a la venta de la primera pulsera inteligente Nike FuelBand en EE. UU. A pesar de abandonar este dispositivo tan pronto (apenas dos versiones, en tres años), este equipo que funciona para registrar actividad física fue, sin duda, un pionero.

Y aunque esta pulsera no será recordada como un gigante por sus ventas, no se puede subestimar su importancia como producto transformador de un segmento del negocio tecnológico que hoy factura millones de dólares.

Nike FuelBand fue el primer matrimonio de alto perfil entre la tecnología de consumo y el fitness.

Nike FuelBand: pionera en las pulseras inteligentes

La Nike FuelBand se lanzó después de la primera pulsera de Fitbit, pero fue el registrador de actividad física que hizo que las personas compararan los puntos de combustible, aunque nadie sabía realmente qué significaba la métrica de Nike o cómo se calculaba.

Si bien otros dispositivos ya informaban sobre la actividad física, esta fue la primera vez que se experimentaba esa información. Se sintió personal, refrescante… revolucionario.

Sin embargo, ni siquiera estaba cerca de ser perfecto. Podías sentarte en tu escritorio agitando la mano para aumentar tu puntaje y ese puerto de carga micro USB incorporado se sintió como el momento genial de Nike hasta que dejó de funcionar y hubo que reemplazarlo muchas veces.

A fines de 2014, se rumoreaba que Nike estaba muy involucrada en la creación de un nuevo dispositivo portátil de Apple.

La pulsera inteligente de Lebron James y de Serena Williams

Mientras que la pulsera Jawbone atrapaba silenciosamente a los entusiastas de la tecnología que abrazaban una nueva era del yo cuantificado, Nike estaba poniendo una cara mundialmente reconocible a este movimiento.

En lugar de los modelos de “fitness” de Jawbone, FuelBand tenía al famoso basquetbolista estadounidense LeBron James en comerciales y a la tenista Serena Williams usando el producto en la cancha. Eso hizo más para elevar el perfil de los rastreadores de actividad física que cualquiera de los otros combinados.

Serena Williams con una pulsera inteligente de Nike.

Nike FuelBand: un producto bien hecho

Más allá de la exageración, Nike FuelBand fue un producto de primera generación sólido y bien concebido, mientras que el concepto subyacente de Nike Fuel, una nueva moneda para el seguimiento del ejercicio ayudó a cambiar el juego para mejor.

En los primeros días, los registradores de actividad física eran esencialmente podómetros con una banda elástica. Si no estabas avanzando, no estabas obteniendo crédito por ello (al menos sin ingresar los datos vos mismo).

FuelBand permitía acumular combustible por el movimiento y los pasos. Otras actividades como el yoga, el levantamiento de pesas, el ciclismo y el entrenamiento cruzado también podrían calibrarse rápidamente, aunque con diversos grados de éxito.

Incluso si estabas extendiendo la masa o doblando los bíceps para facilitar el transporte seguro de la cerveza a la boca, estabas acumulando Nike Fuel.

Nike se bajó del carro que ayudó a poner en marcha.

Un diseño atractivo

Las luces LED de colores representaban el progreso hacia objetivos simples basados en incentivos sin la necesidad de jugar o abrir la aplicación de un iPhone.

¿Necesitabas completar tu objetivo unos minutos antes de acostarte? Simplemente sacabas a pasear al perro o hacer algunos abdominales.

No era perfecta, pero FuelBand parecía preparada para la grandeza, con solo unos pequeños retoques más la adición de algunas características nuevas y el soporte para Android que faltaba en ese momento.

Nike FuelBand: la segunda edición

La continuación de Nike FuelBand fue el modelo SE, lanzado a fines de 2013, que agregó Bluetooth 4.0 para sincronización en tiempo real con la aplicación para el iPhone, mejor duración de la batería y una línea de colores atractiva, pero no fue el salto que necesitaba.

No estaba completamente impermeabilizado, por lo que no era útil para los nadadores, pero tenía características sociales adicionales.

Sin embargo, mientras Nike mantenía a flote su pulsera, la competencia avanzaba con fuerza. Cuando llegó el modelo SE, había más opciones de Fitbit, Jawbone y Misfit, orientadas tanto a los aficionados al “fitness” como a los usuarios ocasionales.

Con este lanzamiento, Nike había demostrado su falta de voluntad para llegar hasta el final.

Cuando llegó la aplicación FuelBand para Android en julio de 2014 (dos años y medio tarde), el final ya estaba escrito. Nike se bajó del carro que ayudó a poner en marcha, haciendo que el soporte tardío de Android no fuera más que un gesto simbólico.

La Nike FuelBand no estaba completamente impermeabilizado, por lo que no era útil para los nadadores.

Nike FuelBand y la relación con Apple

Nike lanzó sus aplicaciones para correr y entrenar para Android, entonces, ¿por qué se demoró tanto tiempo en FuelBand? ¿Fue por algún sentido de lealtad a Apple, su socio de mucho tiempo?

Cuando Tim Cook, el director general ejecutivo de Apple, que por cierto formó parte del directorio de Nike, mostraba su FuelBand personal en 2012, todo parecía color de rosa.

A fines de 2014, se rumoreaba que Nike estaba muy involucrada en la creación de un nuevo dispositivo portátil de Apple. Pero no pasó de ser una versión.

En realidad, con su temprana FuelBand, el CEO de Apple estaba preparando el escenario para lo que vendría después, creando conciencia e impulsando el mercado antes de que el Apple Watch pudiera aparecer y tragárselo.

En lugar de incorporar a Nike como socio para el Apple Watch, y tal vez tener Nike Fuel como la moneda de movimiento, Apple imitó la tecnología con sus objetivos de movimiento diarios y se basó en ella con un sensor de frecuencia cardíaca. Cuando llegó el Apple Watch en abril de 2015, Nike volvió a ser una aplicación de terceros en un dispositivo Apple.

Las luces LED de colores representaban el progreso hacia objetivos simples basados en incentivos.

Nike FuelBand: el final

Ante lo que se avecinaba, Nike pareció apartarse del camino y despidió al equipo de FuelBand, algunos de los cuales se unieron a Apple, meses antes de que el Apple Watch saliera a la venta.

En la era posterior a FuelBand, Nike volvió a proporcionar plataformas de datos de fitness orientadas al consumidor. Nike Fuel está disponible para los desarrolladores a través de una API, pero los días del hardware de seguimiento físico terminaron.

Teniendo en cuenta que Nike hizo un buen trabajo al marcar el ritmo, es una pena que la empresa se retirara de la carrera cuando esta estaba en marcha.

No fue solo la actualización incremental de SE o la falta de compatibilidad con Android, Nike simplemente no colocó la máquina detrás de FuelBand de la forma en que podría haberlo hecho.

Fue el primer matrimonio de alto perfil entre la tecnología de consumo y el fitness, que ahora es una industria multimillonaria, donde compiten Apple, Garmin, Fitbit, Adidas, Under Armour, Asics y New Balance.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS