10.8 C
Ushuaia
HomeDeportesBenjamín Garré: "En el fútbol actual podés hacer diferencias entrando 15 minutos"

Benjamín Garré: “En el fútbol actual podés hacer diferencias entrando 15 minutos”

Como la vida, el fútbol suele tener vueltas misteriosas. Estaba cansada mamá Jacqueline de que su hijo rompiera la cocina y el living de la casa con la pelota. Una aclaración: el nene y el balón eran uno las 24 horas del día. Benja.tenía 5 años cuando fue llevado, casi arrastrado, al club Villa Real de Versalles. Ahí tendría espacio para jugar y el hogar se lo agradecería. El niño no tardó en destacarse con su zurda y un par de meses más tarde empezaría a jugar en Vélez. Todo corría por los carriles normales.  

Pero todo se detuvo una década después: a Benjamín Garré, el nieto del Mago Oscar, campeón del mundo en México 1986, lo tentaron para jugar en Manchester City de Inglaterra. La negociación se cerró de manera fugaz y fue el papá Emiliano quien lo advirtió. “Está todo arreglado. Ahora andá a hablarle a tu madre y tratá de convencerla. No quiere saber nada con que te vayas”, le dijo. Sí, vaya paradoja. Jacqueline, la misma que lo había iniciado en el fútbol para “sacarlo” de la casa, ahora no quería que el nene se fuera. “La encaré y le expliqué que estaba convencido de lo que iba a hacer. Y ella, como siempre, me apoyó. A mis padres y a mi familia les estaré siempre agradecidos. Imaginá que me fui con 15 años. No fue una situación fácil para ellos”, le explicá Benjamín Garré a Clarín.

-¿Cuánto lloró tu mamá en esa charla?

-En la charla no lloró, más allá de que estaba triste. Le expliqué que ir a un club como Manchester era mi sueño y me comprendió; solo me pidió que terminara la Secundaria. El tema fue después: estuvo llorando todas las noches durante tres meses. Eso me lo contó mi viejo. Por eso, por todo ese sacrificio mío y de mi familia, me esfuerzo día a día por ser profesional. Estoy enfocado y tengo como meta jugar hasta los 40 años.

Así, con 15 años, Benjamín se fue solo a Inglaterra. En realidad, viajó con su padre, pero regresó a Argentina el mismo día que llegó al Reino Unido porque esa tarde comenzaba la pretemporada de los juveniles. “Llegamos a la pensión, me dio un abrazo y se volvió al país”, suelta el zurdo de 21 años, que se reincorporó a las prácticas tras superar sin problemas el Covid. 

-¿Fueron duros los primeros meses?

-Sí, aunque estaba muy seguro de lo que estaba haciendo. Encima, no hablaba una palabra en inglés y el primer año no pude jugar por un problema de papeles con Vélez. Es decir, entrenaba a la par del grupo y los fines de semana los miraba desde la tribuna. Fue difícil. Pero creo que toda esa situación me hizo madurar de golpe.

-¿Ahí compartías delantera con Jadon Sancho y Phil Foden?

-Sí, somos los tres categoría 2000. En la Reserva también compartí equipo con Ian Poveda, Jack Harrison, Brahim Díaz, Eric García, Lukas Nmecha. Había jugadores espectaculares. Igual, nunca entendimos cuando Sancho se fue a Borussia Dortmund: la rompía toda. Recuerdo que me empezaron a poner en su lugar.

Benjamín Garré en el Manchester City benjamin garre futbolista del Manchester City

No le tocó debutar oficialmente a Garré en el City, pero sí pudo realizar dos pretemporadas bajo las órdenes de Pep Guardiola. Fue el propio entrenador catalán quien le aconsejó que busque minutos en otro lugar. Y ahí apareció Racing, que pagó 2.500.000 dólares por el 75 por ciento de su pase. “Racing se me presentó como una gran oportunidad y también como un riesgo, porque sabía que me iba a costar adaptarme otra vez al país. Pero siempre tuve el sueño de debutar y jugar en un grande del fútbol argentino. Y lo pude lograr contra Newell’s (NdeR: el 28 de febrero de 2020). Aún recuerdo el momento y me es difícil poner en palabras lo que era la atmósfera del Cilindro esa noche”, asegura el extremo que suma 2 goles en 25 partidos (7 de titular) en la Academia.

Garré irrumpió de gran manera en Racing aquella noche contra el conjunto rosarino. Fue figura en pocos minutos. Pero cuando empezó a ganarse un lugar, arremetió la pandemia de Covid. Fueron meses de inactividad hasta que el fútbol se reactivó con la Copa Libertadores. Y otra vez se destacó el extremo zurdo, aunque rápido sufrió una lesión traicionera.  “Me ha costado encontrar continuidad por distintos motivos. Tuve algunas oportunidades y nos las supe aprovechar. Ahora estoy en una etapa importante de maduración, y trabajo para estar preparado. Racing es un club muy grande y la competencia es sana y muy alta. Si no estás al 100, no jugás. Es así. Eso está bueno porque te exige en el día a día”, analiza Benja./em>.

12-11-2021 Buenos Aires – .Deportes –  Benjamín Garré Racing Club. Foto: Luciano Thieberger.

-Y te costó demasiado volver de la lesión… 

-Me operé de algo que no parecía tan grave y estuve más de 7 meses sin jugar. Tenía un ligamento distendido en la rodilla y los tiempos de recuperación fueron lentos porque fue una lesión poco habitual. Todo ese proceso me dejó enseñanzas desde lo físico y lo mental. Ahora busco disfrutar de todos los momentos y aprender. A veces, cuando tengo una práctica mala, llego a mi casa y me acuerdo de cuando estuve parado.

-¿Qué se siente al no verse en el equipo titular?

-Todos los jugadores entrenamos para jugar de titular, es la realidad. Pero con el tiempo y algunas palabras de Pillud, Darío Cvitanich y Licha comprendí que no todo depende de uno y que hay un técnico que elige a los que salen a la cancha. No hay que quejarse por eso y trabajar a full en la semana. Entrenar por la mitad no es bueno para uno ni para el grupo. Sé que a veces me va a tocar y otras no, pero tengo que estar en estado de alerta. Con Claudio Ubeda me tocó jugar después de 6 partidos sin entrar y no estaba preparado. La oportunidad aparece cuando menos te la esperás. Además, en el fútbol actual podés hacer diferencia entrando 15 minutos.

-¿Pero un jugador puede estar preparado para jugar solo ese rato?

-Vuelvo a lo mismo: todos queremos jugar de titular. Yo entreno para serlo. Pero existe un entrenador y una estrategia. Y por ahí sos valioso entrando en los últimos 20 minutos. Mis mejores momentos en Racing fueron ingresando desde el banco. No es sencillo hacerle entender al futbolista que puede ser determinante jugando poco. Hay varios casos. Juanfer Quintero muchas veces entraba en el segundo tiempo en River. En Banfield suele meterse muy bien Ramiro Enrique y en Vélez Luca Orellano. Por ahí cuando sos más chico querés jugar siempre y no le das importancia a la calidad de los minutos. Me pasaba de entrenar bien en la semana y bajonearme porque el domingo no jugaba. O tener un buen ingreso un domingo y no ser titular al otro. Pero bueno, de todo eso me di cuenta con el tiempo.

-¿El plantel renovó las energías con la llegada de Fernando Gago?

-Sí, es algo que comúnmente sucede. Tanto Fernando como su cuerpo técnico son muy aplicados y tienen un mensaje claro. Ahora somos nosotros los que debemos interpretar el mensaje: estamos trabajamos para eso. En lo personal, estoy muy enfocado e ilusionado, con ganas de aportar desde donde me toque.  

-Por último, ¿tu abuelo, el Mago, suele ser muy crítico con vos? 

-No, para nada. Tanto él como el resto de la familia me acompañan siempre, especialmente en los momentos malos. Lo que siempre dice mi abuelo es que lo más difícil es mantenerse. También me aconseja para no quedarme con lo logrado y para no marearme. Y otra cosa: recalca que hay que ser profesional todo el día, tanto adentro como afuera del club. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS