5.8 C
Ushuaia
HomeEspectáculosWillem Dafoe explica el irresistible atractivo de interpretar a villanos: "Es liberador"

Willem Dafoe explica el irresistible atractivo de interpretar a villanos: “Es liberador”

Willem Dafoe no entiende por qué la gente se queda tan obsesionada con sus villanos. Al repasar su larga carrera, no encuentra que hayan sido tantos los que ha interpretado. Hay que decirle que su capacidad de transformarse en alguien que da miedo con una mirada, en segundos, lo convierte en el villano favorito de varias generaciones. Y recibe los halagos con mucha humildad.

Nunca somos felices con lo que tenemos, siempre queremos más, ese sería el mensaje de la última película de Guillermo del Toro, El callejón de las almas perdidas (Nightmare Alley), sobre un circo de geeks y freaks de la segunda guerra mundial, donde Dafoe le da vida a un empresario inescrupuloso que convierte a vagabundos en adictos y en monstruos para diversión de la gente.

“No quiero decir que los villanos son más divertidos de actuar, pero ciertamente tienen más dimensiones. Son seres humanos con debilidades; no necesariamente quieren ser siempre malos. No es mi trabajo defenderlos ni justificarlos, pero necesito comprenderlos primero”, explica el actor en una conferencia de prensa virtual sobre la película, organizada por la CCA.

CC2 | 30/12/2021 @ 18:56 Willem Dafoe asegura que los villanos no necesariamente quieren ser malos. Foto Prensa/Capturas

Método propio

Su método parece consistir en crearles una historia. En este caso, imagina que Clem, su personaje en este universo surrealista, ve el mundo dividido entre presas y depredadores.

Y supone que creció durante la gran depresión, que es muy pragmático, que quizás haya estado en la cárcel y que, aunque aprovecha las debilidades de algunos para encadenarlos y usufructuar su miseria, en el fondo es también compasivo con el resto de sus colegas en el circo.

El talentoso Willem Dafoe asegura que siempre le interesan los roles que le presenten desafíos, que lo intriguen. El que le ofreció hacer Guillermo del Toro en El callejón de las almas perdidas (deliciosa traducción de Nightmare Alley) se parece a los que imaginaba cuando era chico e iba a esas ferias.

“En mi imaginación los veía románticos, peligrosos pero encantadores. Interpretar gente oscura, que otros ven como villanos, es muy liberador. Te saca los miedos” resume.

Willem Defoe y Bradley Cooper comparten pantalla en El callejón de las almas perdidas. Foto Prensa/Capturas

Un regreso a la medida de sus fans

Sus fans no pueden estar más felices de que este año además haya vuelto como El duende verde, el supervillano, archienemigo del hombre araña, en una vuelta de tuerca de Spider Man: Sin camino a casa. Si pudieran darle un Oscar como mejor actor de reparto se lo darían, se la pasan comentado en sus redes.

Dafoe (66) ha sido nominado cuatro veces por la Academia pero todavía no se ha llevado el premio a su casa. Y tampoco parece muy preocupado por eso.

Lo curioso de este regreso de su villano de Marvel, que apareció en la saga por primera vez en 2002, cuando el hombre araña era Tobey Maguire, es que regresado del más allá gracias a unos conjuros del Doctor Strange, ahora aterroriza en el set, sin querer, al protagonista de esta nueva etapa, Tom Holland y a su heroína Zendaya.

En su regreso a la saga de Spider Man de Marvel, Dafoe pidió no tener dobles. Foto Prensa/Capturas

“Miedo” es la palabra que la joven actriz usa para explicar lo que le inspiraba Willem Dafoe cuando se metía en su personaje malo y les dedicaba una mirada siniestra.

A este supervillano de comic, cuyo alter ego se llama Norman Osborn, lo imagina también dividiendo al mundo entre perdedores y ganadores. “El cree que el poder es lo único que importa, esa es su brújula. Y así se maneja con la gente”.

Esta vez, antes de aceptar volver al cinemático universo de Marvel pidió hacer sus propias escenas, sin dobles; esa fue su única condición y obviamente se la concedieron.

“No me gustaba la idea de ser una figurita pintada. Quería estar en movimiento para poder agregarle cualidades al personaje”. Se lo ve en You Tube balanceándose en las alturas sobre una tabla delante de una pantalla verde. Reconoce que le resulta divertido hacer escenas de acción.

Antes de despedirse aclara que es de los pretenden ser otro y que cuando se termina el trabajo sigue para adelante. “¡Avanti!” exclama. No mira sus actuaciones pasadas. Por eso, quizá, se asombra de que algunas hayan quedado tan grabadas en el inconsciente colectivo.

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS