5.8 C
Ushuaia
HomePolíticaAhora la jueza Capuchetti envió a su colega Ercolini el caso D'Alessio

Ahora la jueza Capuchetti envió a su colega Ercolini el caso D’Alessio

La jueza federal María Eugenia Capuchetti resolvió este jueves remitirle a su colega Julián Ercolini la causa que investiga maniobras de supuesto espionaje ilegal y extorsión por las que está detenido el falso abogado Marcelo D’Alessio, a pesar de un fallo de la Cámara Federal porteña.

La magistrada se declaró incompetente para intervenir en la causa que se inició en Dolores por una maniobra de forum shopping (elegir el juez amigo) aprobada por la vicepresidenta Cristina Kirchner, en el marco del Operativo Puf, y la envió “por conexidad” al juzgado de Ercolini.

Ercolini investiga otra denuncia contra el falso abogado, aquella que le formulara el fiscal Carlos Stornelli cuando acusó a D’Alessio de haberlo estafado e invocado su nombre falsamente, pero que había sido rechazada por el ex juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla.

“El caso D’Alessio fue armada en forma tan confusa y poco fundamenta por Ramos Padilla que ahora es como la mancha venenosa y ningún juez la quiere agarrar”, dijo una fuente judicial.

La paradoja detrás de este nuevo cambio de manos del caso D’Alessio es que, de aceptar la competencia, el juez Ercolini tramitará juntas dos causas que ubican a Stornelli en lugares contrapuestos: en la que se inició en el juzgado federal de Dolores el fiscal está acusado, mientras que en la otra, es denunciante.

“Se vislumbran aquí dos posibles líneas de acción: o se procede a requerir la inhibitoria al Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 10, que viene entendiendo en la causa CFP 1406/2019 desde el 12/2/19, o como desde ya adelanto habré de optar, se dispone la remisión de la presente causa FMP 88/2019 a conocimiento de dicho órgano jurisdiccional, para la tramitación conjunta de ambas causas”, sostuvo la jueza Capuchetti en su resolución.

“Sin perjuicio de no desconocerse que la presente causa ostenta un más elevado grado de avance en su trámite, lo cierto es que corresponde al titular del Juzgado Criminal y Correccional N° 10 (Ercolini) continuar con la investigación del legajo que ha reclamado para sí en el pasado, no sólo por el amplio lapso temporal que ha transcurrido desde que tomó contacto con los eventos que aquí se ventilan, sino también por el grado de conocimiento que tiene sobre ellos”, sostuvo la jueza.

Ahora deberá Ercolini, titular del juzgado federal 10, decidir si se queda con el caso D’Alessio o rechaza la competencia: el escenario cambió bastante desde el tiempo en que él le había reclamado el expediente al entonces juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla.

Cuando Ercolini solicitaba para su competencia la causa a Ramos Padilla, el fiscal Stornelli estaba procesado por una supuesta extorsión al empresario Pedro Etchebest -denunciante original del Caso D’Alessio- pero luego la Cámara de Mar del Plata le dictó falta de mérito y le dejó los procesamientos por solo dos casos de acción privada llamados Ubeira y Castañón.

Pese a que el periodista K Horacio Verbitsky había publicado, en el inicio del Operativo Puf, que Stornelli había participado del pedido de dinero a Etchebest y que su “valijero” era el actual gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, Stornelli no tenía nada que ver con ese caso.

El Operativo Puf fue una maniobra K para tratar de hacer caer la causa de los Cuadernos de las Coimas que investigó el ex juez Claudio Bonadio y Stornelli.

La causa D’Alessio se inició en enero 2019 en la ciudad de Dolores, a partir de una denuncia del empresario Etchebest patrocinado por la actual asesora del bloque de diputados del Frente de Todos, Natalia Salvo,  y la semana pasada, por decisión de la Cámara Federal de Casación Penal, pasó a los tribunales federales de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro.

Tras el sorteo de rigor, quedó en manos de la jueza Capuchetti, que primero se excusó con el argumento de que en este expediente se investiga el papel de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) en supuestas maniobras de espionaje ilegal, de las cuales ella fue víctima y son investigadas en otro expediente que fue iniciado por la interventora de la AFI, Cristina Caamaño en Lomas de Zamora.

El caso volvió a sortearse y le cayó al juez Ariel Lijo que rechazó la inhibitoria de su colega y envió el caso a la Cámara Federal porteña para que allí se resolviera quien debe investiga.

El camarista Pablo Bertuzzi había resuelto “no hacer lugar a la excusación” de Capuchetti porque “las razones que se esgrimen para sustentar la excusación en modo alguno permiten vislumbrar la posibilidad de que su imparcialidad se vea afectada, a raíz de la particular situación que se ha planteado en el caso bajo estudio”.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS