14.8 C
Ushuaia
HomeEconomíaLa OCDE elevó las perspectivas de crecimiento argentinas para 2021 y 2022

La OCDE elevó las perspectivas de crecimiento argentinas para 2021 y 2022

La OCDE estimó que la economía mundial, tras un fuerte rebote a principios de este año, ha “perdido impulso” y volverá a niveles de crecimiento previos a la pandemia de coronavirus, y advirtió por los crecientes “desbalances y riesgos”, incluyendo a la nueva variante Ómicron.

La expansión de la economía mundial se situaría en 5,6% para este año (una décima menos que en la proyección anterior), 4,5% en 2022, y volvería a una “tasa similar a la previa de la pandemia” de 3,2% para 2023, según estimó en su nuevo informe de Perspectivas Económicas.

La entidad con sede en París advirtió por los países de menores ingresos, cuya brecha corre el riesgo de incrementarse, especialmente en aquellos donde las tasas de vacunación continúan siendo bajas.

La entidad pidió por una aceleración en la distribución y el acceso de las vacunas en todo el mundo de forma “coordinada”, ya que, de lo contrario, “la recuperación seguirá siendo precaria”, y los focos de baja vacunación podrían ser el “caldo de cultivo” para formas más letales del virus.

Las economías avanzadas tampoco escapan de las problemáticas vinculadas con la pandemia y la OCDE recortó sus proyecciones para la Eurozona y Estados Unidos de 5,3% y 6% a 5,2% y 5,6%, respectivamente.

Respecto de la región, la OCDE recortó en 0,2% su previsión de 2021 para Brasil, proyectando un crecimiento del 5%, y al mismo tiempo lo redujo en 0,9% para el año próximo donde se espera que crezca 1,4%.

De los países del G20, se espera que para 2021 India (9,4%), Turquía (9,0%), China (8,1%) y la Argentina (8%) encabecen la recuperación.

Una de las problemáticas que explican los recortes a las proyecciones son los problemas en las cadenas de suministro, los cuales, asimismo, generó un repunte en las presiones inflacionarias mundiales, especialmente en los precios de los mercados de los alimentos, energía y otras commodities.

Asimismo, los precios de la energía y la escasez de combustible están limitando la manufactura de algunos bienes intermedios y materiales claves, además de impactar sobre todo en los hogares de menores ingresos.

En ese marco, como ejemplo, la inflación alcanzó máximos de 30 años en países como Estados Unidos, Alemania y España, mientras que se encuentra en récords de 13 años en Reino Unido e Italia.

Según la organización, la inflación en la Eurozona y Estados Unidos serán del 2,4% y 3,9% para este año, para luego ascender a 2,7% y 4,4% en 2022, y luego volver a caer en 2023.

En el caso argentino y brasileño se espera una tendencia a la baja, con un índice estimado de 49,1% y 7,8% respectivamente para, luego, descender a 44,4% (3,9% menos que en la proyección anterior) y 5,1% el año próximo.

La OCDE proyecta que las presiones de precios alcanzarán un máximo para comienzos del año próximo, pero advirtió que, de persistir, podría forzar a los principales bancos centrales a reducir sus políticas monetarias acomodaticias y de estimulo antes de lo esperado y a un mayor nivel.

Dicha reducción, subrayó la OCDE, tendrá que ser de modo “gradual” para evitar afectar a la actividad económica, y deberá permitir mantener mayores márgenes para el gasto en inversión pública y las transformaciones necesarias para el cambio climático.

Del mismo modo, la recuperación económica podría verse afectada por “nuevas y más transmisibles variantes de Covid-19”, así como una posible ralentización en China (si continúan sus problemas energéticos y en el sector de propiedades) que podría impactar en otras economías.

La OCDE también alertó por el riesgo que representan las nuevas olas de coronavirus, y se refirió específicamente a la variante Ómicron cuyas posibles restricciones “podrían poner en riesgo la recuperación”.

“Estamos preocupados por el hecho de que esta nueva variante, Ómicron, agrega incertidumbre al clima ya existente, lo que puede representar una amenaza para la recuperación” económica, afirmó la economista jefa de la OCDE, Laurence Boone, en el reporte.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS